El ocaso de una era analógica para México

apagon-analogico

A 26 días de que se dé por concluida la transición hacia el estándar de Televisión Digital Terrestre en México, 3 años después de la fecha límite establecida por la Comisión Europea para que se diera por concluida la transición alrededor del mundo, aún quedan muchas preguntas por contestar y planes a detallar para esta nueva era digital en el país.

El “apagón analógico” a estas alturas parece ya cosa conocida y entendida para la mayor parte de la población en México, y por una parte es verdad, pues según un sondeo realizado por El Universal este año, el 84% de la población mexicana ha escuchado de alguna forma el término. Lo interesante es que un 54% de esa población lo considera un hecho negativo mientras que sólo un 30% de los ciudadanos lo ven como algo positivo. Esto lleva inevitablemente a preguntarse ¿A qué se debe esta negativa por parte de la gente? La respuesta se encuentra de manera casi evidente al dialogar con las personas que integran ese porcentaje: Por que aún desconocen la función que desempeña éste suceso.

“Es que no es justo, Peña Nieto no esta considerando nuestras necesidades, ahora ya no me sirven las televisiones y las voy a tener que tirar. Y de todos modos eso de que sirve, si con las teles de antes se veía muy bien.” Comenta un trailero de 51 años, después del apagón en la ciudad de Torreón.

Increíblemente la gente adjudica este suceso al “mal gobierno” de Enrique Peña Nieto, no sabiendo que esta iniciativa se viene cocinando desde el 2004 cuando quien se encontraba al mando era el entonces presidente Vicente Fox, que si bien es cierto, en aquel entonces se había establecido como fecha límite el año 2021 para la migración digital, sin embargo fue durante el sexenio de Felipe Calderón que se estipulo el 2015 como fecha límite.

Otra cuestión es el desentendimiento de la gente sobre la función que cumple dicho apagón. Pues bien, desde un enfoque estrictamente formal se puede decir que ésta transición permitirá que el espacio de frecuencias antes empleado por las televisiones analógicas para la transmisión de la señal que permitía ver los 14 canales de televisión abierta en el país, se reduzca dando espacio para que las frecuencias de banda ancha que proporcionan el Internet tenga mejor alcance y de esta forma llegue a una mayor parte de la población. Además de tener mejor calidad de recepción en las televisiones y más canales.

Esta transición es algo muy similar a lo que pasó con la digitalización de la población a la llegada de los smarthphones, en lugar de tener un celular restringido en aplicaciones, sin wi-fi, y sin servicios de mensajería instantánea gratuitos, todos buscan la comodidad que brindan los teléfonos de gama alta, la única diferencia es que nadie ha privado a la sociedad de la opción de tener un teléfono analógico pero funcional  en el caso de quienes no tienen las posibilidades económicas de adquirir un smarthphone y esa puede ser la parte negativa de ésta transición.

El gobierno se encargó de distribuir a través de la Secretaría de Comunicaciones y Transporte 10 millones de televisiones digitales a las personas de escasos recursos, ésto con el fin de que “nadie” se quedara sin uno de los medios más importantes de información. Parecían tener un plan funcional para que esta migración digital fuera exitosa, el problema es que no toda la población de escasos recursos recibió su televisión y en el caso de algunos que si las recibieron resultó que de igual forma no tenían señal, lo cual fue el caso de un poblado ubicado a unas horas de la Ciudad de Puebla. Demostrando así que la total cobertura que pretendía tener el gobierno con sus televisiones digitales no ha resultado del todo satisfactoria para la población.

Falta además establecer una estrategia eficaz para la eliminación de residuos de las 40 millones de televisiones analógicas que están siendo desechadas y representan un foco alarmante para la protección ambiental, pues no se sabe a ciencia cierta si se tiene la capacidad para manejar tal cantidad de deshechos eléctricos y dónde ponerlos.

Por estas razones queda aún mucho camino por delante para éste próximo 2016, en el cual el gobierno tendrá que calcular el impacto final que tuvo esta migración hacia lo digital y establecer nuevas rutas de acción para mantener a todo un país de 122,3 millones de habitantes, bien informados y sin dejar a nadie rezagado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s